terça-feira, 5 de junho de 2012

LA TIERRA ES DE QUIEN LA TRABAJA...



 Voy a transcribir la carta abierta que le dirigí al Presidente de la Federación Agraria de San Pedro, ciudad en la que fui cura y fundé una parroquia al final de la década del 60. 

Cuando uno escribe en las redes, se expone a que te digan de todo. Están aquellos energúmenos que parten para las chicanas baratas. Pero antes de publicar el texto de mi carta, voy a transcribir el comentario de un anónimo, que por su redacción, estimo totalmente sincero y verdadero. Y lo pongo no para satisfacción personal, sino porque estoy convencido de que expresa una realidad, y es por ahí que debemos martillar para defender lo avanzado hasta ahora. 

Primero el comentario: 

Anónimo dijo... 
estoy totalmente de acuerdo con usted señor flores,lo que pasa que a este muchacho lo usan como titere, yo soy hijo de un chacarero que tiene un campo chico menor a 20 hectareas, creci en el campo, y cuando veo a estos señores al costado de la ruta, no me siento edintificado con ellos, no solo por las 4x4 sino por su tremenda avaricia. ya que explotan a sus empleados, y se la pasan pidiendo subsidios, u otro chacarero que ahora es consejal, preguntele a este señor a quien le otorgo subsidios . son unos explotadores sinverguezas. los chacareros chicos sobrevivimos trabajando y sin pedirle nada a nadie, solo trabajando. por que si nos va mal a ver si algunos de estos te va a dar una mano, al contrario, van a querer que te fundas para comprarte el poco campo que uno tiene por 2 mangos. 
 5 de junio de 2012 17:48 

CARTA ABIERTA A SILVIO CORTI 

 Te escribo estas líneas que quiero firmarlas como el “cura Flores” porque el carácter sacerdotal me acompaña hasta que me presente al Padre Eterno. Recuerdo con respeto a aquel muchacho que, en mi pasaje por San Pedro en los 90, se acercó a la rotisería que tenía con mi mujer, para conocer al cura que había fundado la parroquia en la que en ese momento trabajaba. Todo me indica, aunque nunca más nos hayamos visto, que sos vos. Seguí desde lejos con simpatía tu primera candidatura con la esperanza que fueses sangre joven que renovara la política podrida que imperaba por ese entonces. 

Pero no es ese el asunto que interesa hoy. Le escribo al Corti que preside la Federación Agraria de San Pedro. Y con el espíritu totalmente desarmado (por eso quise escribir como cura. Si fuese como militante, sería con mucha bronca) te pregunto: 

¿sos conciente de lo que estás diciendo y haciendo? 

Porque aproveché dos horas de esta mañana dominical para leer sobre “el impuestazo”, y si queda claro para mí que soy neófito, ¿cómo es posible que vos estés confundido? 

Vamos a los argumentos, que de cháchara ya estamos cansados. 

1º Los únicos con derecho al pataleo de esta reforma son los terratenientes de las zonas cuyos campos son más cotizados, y los dueños de las tierras que no “trabajan” en el campo, sino que lo alquilan y administran desde sus casas en barrios acomodados de esta Capital. 

 2º Desde 1955 no se aplicaba un revalúo integral en el campo. Las tierras hoy tienen un valor fiscal que ronda entre el 10 y el 15 por ciento de su valor real. No voy a enumerar las idas y vueltas del gobierno provincial por corregir esa distorsión, acuerdos verbales tanto con Felipe Solá como con Daniel Scioli. Que aplicó un revalúo fiscal en base a un trabajo exhaustivo hecho por la Dirección de Catastro provincial para alcanzar una valuación de las tierras que se correspondiera, proporcionalmente (no más de un 50% del valor de mercado), con los diferenciales que existen entre regiones y distritos de la provincia. 

 Pero con un atenuante, y es que aplica, a partir de un valor de la tierra que se considera “óptimo” para cada región, una detracción o rebaja que se deduce de una declaración jurada que hace cada propietario. Por ejemplo, un terreno no es óptimo –para el criterio de valuación fiscal– si en su perímetro existe una laguna, porque le resta superficie sembrable. Algo equitativo, justo. 

3º Este problema no es nuevo, tiene una vieja historia. Entre 1974-1975 un equipo coordinado por dos ingenieros agrónomos del INTA comenzó a elaborar un nuevo catastro para las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. La tarea se vio interrumpida con el golpe de Estado del 76. Una de las primeras medidas del ministro de Economía de facto, José Alfredo Martínez de Hoz fue incinerar todo ese trabajo, mientras que los especialistas figuran desde ese momento entre los desaparecidos. Es la olla que todavía falta destapar, para ver que detrás de la persecución política “antisubversiva” se movían oscuros intereses corporativos. 

 4º Esos intereses se mueven hoy, sacando sus cacerolas de teflón de los techos converatibles de sus autos de lujo, en un espectáculo denigrante, que estoy seguro ayuda a mucha gente a percibir lo que se esconde detrás de esta jugada. 

 5º La equidad de esta reforma reside en la diferenciación de alícuotas, que van del uno al cuatro por ciento, según la calidad de la tierra en cada zona. Una parcela en Pergamino ya no pagará lo mismo que otra en Patagones. Leo en un artículo lo siguiente: 
La carga recae sobre el 38 por ciento de las partidas, sobre un total de aproximadamente 300 mil propiedades rurales que existen en la provincia. Ese 38 por ciento (unas 115 mil partidas) son las que aportarían no sólo los 400 millones adicionales, sino lo que dejan de pagar los más pequeños (el 20 por ciento), a los cuales por la reforma se les reduce el impuesto.” 
Un mapa elaborado por la Dirección de Catastro y Recaudación de la Administración de Rentas de Buenos Aires (ARBA) determina: 
- En Gonzales Chaves no registrarán subas de impuestos los campos de hasta 180 hectáreas; 
- En Junín, la suba afecta a campos a partir de las 77 hectáreas. 
- En el caso de Lincoln, las nuevas valuaciones implican que no registren ningún tipo de incremento las propiedades de menos de 134 hectáreas. 
- Y en Pergamino, una de las zonas más fértiles de la provincia, los propietarios con campos de más de 32 hectáreas deberán pagar más impuesto inmobiliario.” 

 6º Creo que no debe ser difícil para vos verificar esos cálculos, o descubrir cuáles serían los valores que le tocan a San Pedro. Mi intuición me dice que está más para Pergamino que para Gonzáles Chaves. Pero aún así, el problema de la equidad consiste en que pague más el que más tiene. 

 7º El odio no conduce a nada. Los que buscamos justicia no partimos a las patadas contra los genocidas. Nuestras benditas Madres nunca protagonizaron gritos colectivos histéricos, ni la emprendieron a los golpes contra ningún reportero de la prensa monopólica. 

 8º La conciencia social forma parte de la vivencia ciudadana y democrática, donde todos los que constituímos la sociedad somos solidariamente responsables de las lacras que esa sociedad posee. Y no culpamos a otros, eximiéndonos de toda responsabilidad personal o grupal. En el Evangelio Jesús hablaba de “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”. 

 9º Muchos no queremos ni división ni odios, pero no nos van a correr con el argumento del “olvido y perdón” o pretender que no defendamos lo justo en nombre de una convivencia civilizada

Lo que nos mueve es el amor, amor por la Justicia, y por la Verdad. Amor por el Todo del que formamos parte, llamado Patria. Muchos dieron la vida por ella, Corti. Fueron mártires, aunque la Iglesia hipócrita los desconozca o los niegue. Sin profesar la fe en Dios, dieron la vida por sus hermanos los hombres, por una sociedad más justa. En un gesto de generosidad y altruismo que es todo lo contrario de lo que reflejan los patéticos cacerolazos de las 4x4. 

Con todo respeto, en el disenso. 

 El cura Flores, alias “el Pato”. (Que cambió el púlpito por un lugar en la trinchera de los excluídos, seguro de que así estaba más cerca de Cristo. Y si hoy se permite salir a luz es porque cree que es necesario abrirle los ojos a mucha gente de buena voluntad.

 P.D.: Podría escribirle también a Raúl Victores, que participaba de adolescente del grupo de jóvenes de la Parroquia San Pablo. Pero no sería sincero, y de hipocresías estamos llenos. 

Los datos están extraídos de: “El abuso, una tradición rural más” ´por Tomás Lukin / “Qué tendrá el impuesto que los vuelve locos” por Raúl Dellatorre, Página 12 edición del domingo 3/06/2012.

Aclaro para quien no es de San Pedro que Raúl Victores es el presidente de la Sociedad Rural de San Pedro, una vulgar copia  xerox de Biolcatti. Energúmenos y brutos.

3 comentários:

  1. Mala fuente tiene para datos. Además de un montón de prejuicios.
    Todos se olvidan que un campo promedio paga 600 dólares de retenciones. No se puede tomar un solo impuesto aisladamente para decir que es bajo.
    También hay ignorancia. Lo de las alícuotas cambiantes según zona no se si es razonable. Si la base imponible (el valor que toman de la tierra) es el que corresponde, no hace falta que las alícuotas sean diferenciales.
    Si es verdad que algunos campos van a pagar el 4% sobre el 50% del valor real(lo dudo), es otro mamarracho. Un campo de Pergamino, entonces, debería pagar 400 dólares de impuesto. Eso significa 1,3 tn de soja, un tercio de la producción de un año normal, y la mitad de la producción este año. Si además tiene que pagar 1,5% de bienes personales, más las retenciones, más ingresos brutos, impuesto al cheque, etc, lo que llama la atención es porque la respuesta no es mas rotunda.
    Por eso pienso que debe haber un error en esa alícuota del 4%.
    Habría que ver de que lado estan los brutos.

    ResponderExcluir